Caballería británica (Guerras napoleónicas)

1. Introducción.

” Cargar y cabalgar. Esa era nuestra misión. Cabalgar por el campo de batalla buscando al enemigo, atacando por sus flancos y causando la destrucción de sus unidades. Mantuvimos durante mucho tiempo el orgullo de nuestros componentes y de nuestra nación. Luego acabamos desapareciendo. Las nuevas armas y los nuevos estilos de combate hicieron innecesario el uso de los caballos. Sin embargo, nuestro recuerdo no desaparecerá. Durante años, se recordará la fuerza que en los campos de batallas mantuvimos. Nosotros, la caballería del Reino Unido”.

2. Descripción.

La caballería británica siempre ha sido considerada como la mejor fuerza de caballería de la historia contemporánea. Descendientes de una antigua tradición, los reclutas eran hábiles jinetes, entrenados para controlar a sus caballos en las complicadas maniobras que realizaban. Además, eran entrenados en el uso del sable, del mosquete y de otras armas muy variadas. Esto incluía entrenar a los jinetes y a las monturas de manera psicológica para evitar que las filas se rompieran al recibir una descarga de la infantería enemiga. Destacaron en campos tales como Arapiles o Waterloo.

2.1 Armamento.

El armamento de la caballería estaba diseñada en función del tipo de caballería a la que estuviera destinada.

-El sable estaba diseñado en dos versiones diferentes. Una era la versión recta, diseñada para que la usaran los coraceros, el cuerpo de caballería pesada y cuyo objetivo era atacar al enemigo una vez que este estuviera trabado con la infantería. La versión curva la usaban los dragones y húsares, pertenecientes a la caballería ligera y entrenados para diezmar al enemigo.

– las unidades de dragones estaban dotadas de un mosquete corto, que usaban para sorprender al enemigo en plena carga al realizar una descarga de mosquetería. El problema es que tenían que detenerse a recargar para poder usarlas otra vez, exponiéndolos a los contraataques enemigos.

– En cuanto al uniforme, este era de color rojo con pantalones blancos, típico de las tropas británicas. El sombrero variaba dependiendo de si eran coraceros, dragones o húsares. Los coraceros, como su nombre indica, llevaban pesadas corazas que les permitían aguantar más tiempo durante el combate

3. Tacticas de combate.

Las tácticas de combate de la caballería siempre han sido las más elaboradas. A parte de la carga en cuña, consistente en introducirse en las lineas contrarios en formación triangular, la que más usaban era la táctica de oleadas. Esta consistía en cargar sobre el objetivo en oleadas continuadas, que en el caso de los dragones les permitía realizar varias descargas continuadas. Despues de atravesar una formación, volvían a cargar sobre otra y así sucesivamente.

Esta entrada fue publicada en Edad Contemporánea. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Caballería británica (Guerras napoleónicas)

  1. Francisco Rodriguez dijo:

    Muy bueno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s