Guerrero azteca

1. Introduccion

“Resistimos lo que podimos. Nuestros hombres aguantaron hasta el final las embestidas de los guerreros blancos. Creímos que eran dioses. No eran más que unos hombres con un deseo incontenible de riquezas. Sin embargo, no pudimos con ellos. Sus armas y protecciones resistían el impacto de nuestras armas, mientras que ellos nos derribaban con facilidad. Aun así les demostramos lo que valíamos. Les demostramos que los guerreros aztecas sabemos morir.”

2. Descripción

Los guerreros aztecas, o méxicas, fueron los grands guerreros del nuevo mundo. Ágiles y rápidos, estaban preparados para luchar en terrenos tales como junglas y selvas, donde lo que importa es la lucha de guerrillas. Durante mucho tiempo, estos guerreros lucharon y gobernaron por todo lo que actualmente es México.

2.1 Armamento.

El armamento del guerrero azteca era muy variado, pero se caracterizaba por ser muy ligero.

– El macana era su arma principal. Consistía en una gran maza de madera, en cuyos lados se incrustaban afilados fragmentos de obsidiana, lo cual le permitía hacer buenos cortes.

– El escudo era pequeño, de forma redondeada y con un paño colgando del extremo inferior.

– El arco era grande, más grande que los usados en Europa, Y hecho de maderas flexibles, lo que le permitia tensarlo mejor y una mayor distancia. Usaban flechas largas, con puntas de obsidiana.

– Algunos guerreros usaban largas cerbatanas, las cuales les permitian disparar silenciosos y letales dardos envenenados.

– En cuanto a sus armaduras, estas se componían de puezas de algodón acolchado, lo que les permitia aguantar golpes de armas ligeras, pero que fueron inútiles ante las espadas y los mosquetes españoles.

3. Tácticas de combate.

Como he comentado antes, los guerreros aztecas eran expertos en las tácticas de guerrillas. La mayor parte de los combates que libraban tenían el objetivo de conseguir prisioneros para disponer de víctimas para sus sacrifios. En las llamadas guerras florales, los guerreros se enfrentaban entre si hasta que el jefe, que portaba un estandarte, era capturado. En ese momento, los que perdían a su jefe huían y eran convertidos en víctimas de sacrificios humanos.

Esta entrada fue publicada en Edad Moderna. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s